Google ¿Realmente nos escucha?

Sucede con frecuencia mientras hablamos con una amiga, un compañero de trabajo, nuestra pareja, nuestros padres… Mencionamos un objeto, una marca y en cuanto intentamos buscar algo en Google o nos da por leer un artículo de un diario digital o simplemente volvemos al trabajo delante del ordenador, nos aparecen anuncios del producto/marca de la que estábamos hablando hace un rato. ¿Asusta verdad? No es algo esporádico y hace tiempo que sucede, pero ¿realmente nos escuchan? Intentamos analizar el panorama digital publicitario.

 

Segmentación publicitaria y escuchas

Tu jefe se acerca para comprobar unos datos, hacéis schroll sobre la pantalla y de repente aparece un banner publicitario anunciando el Satisfyer Pro, el juguete sexual de moda estas pasadas navidades. Un momento de tierra trágame absoluto porque tu superior atará cabos enseguida, si aparece ese banner es porque antes se han estado realizando búsquedas relacionadas con juguetes sexuales… En realidad, puede ser que hace un momento comentaras con tu compañero de oficina alguna anécdota de una comida familiar relacionada con el “Satisfyer”, pero el mal ya está hecho. No es un hecho aislado, ocurre con mucha frecuencia.

¿Casualidad? ¿Conspiranoia? ¿Realidad? Muchos afirman que Google nos escucha, algo que se ha dado casi por supuesto desde que la multinacional americana reconociera el año pasado que escucha conversaciones privadas de usuarios. Una plantilla de transcriptores se dedica exclusivamente a revisar los audios con la finalidad de mejorar el software de Google Assistant, o eso dice el gigante de internet.

Una práctica que puede sorprender y resultar sospechosa pero que sería legal porque Google así lo señala en sus términos y condiciones. Aún así, expertos en leyes y el ámbito digital sí que reconocen que debería existir más transparencia.

 

¿Aplicaciones móviles espías?

Google no es el único que nos escucha, eso creen los expertos. Hoy en día casi todos somos usuarios de un smartphone con multitud de aplicaciones, apps que podrían estar escuchándonos también porque aceptamos con ligereza sus términos y condiciones al descargarnos la última aplicación de moda. Si les damos permiso para acceder a nuestro micrófono, ya está todo hecho. Les damos acceso a que nos escuchen y segmenten la publicidad que nos muestran. ¿Lo hacen realmente? No lo sabemos, pero poder, pueden.