Layetana

Todo empezó cuando decidiste pasear por las silenciosas calles de su barrio.
Al principio eras un simple desconocido, pero con el paso de los días empezó a ver algo distinto en ti, la curiosidad se apoderó de él hasta transformarse en algo que nunca hubiera imaginado: deseo. Un deseo incontrolable que le pedía a gritos conocerte.

Durante semanas desapareciste por completo, una cortina de humo se había interpuesto entre nosotros, pero de nuevo el ruido de tus inconfundibles pasos te delataron. Estabas ahí y esta vez no te irías, habías decidido quedarte. Sus silenciosas estancias empezaron a hablarte, sus amplias terrazas decidieron vestirse con sus mejores vestidos de gala y de sus paredes florecieron aromas que anunciaban una avanzada primavera. Hasta que sin avisar te giraste, alzaste la mirada y te fijaste en mi.

El destino nos había unido y una nueva historia solo acababa de empezar.

ClienteLayetanaServiciosCampaña 2018Año2018

Las viviendas con lasmejores terrazasde la ciudad.