El futuro del offline en publicidad  

El ritmo del mundo actual no nos da tregua y no existe prácticamente ningún sector económico que pueda escapar a él. Las nuevas tecnologías avanzan, los antiguos métodos se reinventan y las novedades están a la orden del día, sobre todo en publicidad. En un mundo cada vez más digitalizado, ¿cuál es el futuro de la publicidad offline? Analizamos la situación actual de la publicidad.

 

El concepto de la publicidad offline

 

Hace apenas un par de décadas los términos offline y online no estaban ni inventados, la publicidad era simplemente publicidad: El medio que tenían las marcas y empresas de dar a conocer sus productos, servicios o actividades. Con la aparición del “internet para todos” nacen nuevos conceptos que explotarían con la denominada web 2.0 y el nacimiento de las redes sociales.

 

  • Publicidad en Redes Sociales.
  • Publicidad en buscadores y páginas web.
  • Anuncios digitales.
  • Email marketing.
  • Campañas de sms, etc.

 

Con la creación del mundo digital en publicidad surge la necesidad de distinguir entre la publicidad tradicional (campañas en medios impresos, cartelería exterior, pancartas y otras fórmulas que impliquen una difusión fuera de internet) y la “nueva”.

 

Tras un primer “boom” tecnológico muchos auguraron que el offline estaba obsoleto, cuando la realidad nos demuestra que todavía son muchas las empresas y departamentos de marketing que no atienden la llamada de la publicidad online y siguen apostando por la publicidad tradicional. Lo cierto es que ambas fórmulas tienen cabida en el sector y depende de las marcas estudiar y discernir cuál es el mejor método en cada momento dependiendo de la estrategia que se hayan marcado.

 

También es bastante habitual que las campañas offline tengan su réplica online con una simple y mera adaptación. Uno de los errores más extendidos es creer que las campañas tradicionales deben adaptarse a digital, cuando tendrían que establecerse estrategias totalmente diferenciadas y pensadas para el medio en el que se publicarán.

 

Al final, las marcas y agencias de publicidad deben estudiar qué tipo de publicidad tendrá una mayor repercusión y retorno según los objetivos que se hayan marcado y a partir de ahí decidir qué tipo de publicidad es mejor.